fbpx
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La verdadera razón de tus antojos

antojos

La palabra antojos puede tener muchos significados y una gran variedad de usos dependiendo el contexto y la forma en la que lo utilicemos. Puede variar desde un pequeño deseo, como una pequeña vocecita en tu voz que te diga, “mmmm quiero esto” hasta un deseo incontrolable por obtener algo en el menor tiempo posible. Podemos antojarnos de muchas cosas incluyendo hacer algunas actividades, comida, drogas, amor y todo lo que te imagines. Sin embargo en el mundo de la nutrición y el fitness generalmente lo asociamos con antojos de comida, y en la mayoría de los casos de comidas como postres o chocolates.

Si te sientes identificado y normalmente sufres de este tipo de situaciones déjame tranquilizarte y decirte que es totalmente normal. Una vez termines este post vas a tener un panorama completamente diferent. Vas a saber que son los antojos, por qué los sientes, como reconocerlos cuando empiezan a aparecer y cómo puedes calmar, aliviar o en muchos casos combatir estos antojos de la manera más saludable. Empecemos

¿Qué es un antojo?

Un antojo normalmente lo percibimos como un fuerte impulso a comer algo que nos va a generar una emoción o un sentimiento positivo ¿verdad?. Lo que esta pasando detrás de las cortinas, es una serie de reacciones químicas que suceden en tu cuerpo que nos lleva a alto deseo por alguna sustancia específica.

Pensarás que en muchos casos estos antojos vienen de tu estómago. Pero no. En realidad estamos hablando de partes específicas de tu cerebro, y particularmente estamos hablando de algo denominado “red reguladora del apetito” o por sus siglas en ingles ARN (apettite regulating network). Esta red, consiste en una serie de “circuitos” en tu hipotálamo que propagan y regulan este impulso de tu apetito. (1) Lo más importante que debemos entender, es que esta red esta sujeta a mensajes de excitación o de inhibición.

Es decir, no tenemos un apetito lineal o uniforme, sino que estas excitaciones o inhibiciones, son las que determinarán estos impulsos a lo largo del día. Excitaciones o inhibiciones que pueden venir tanto de tu exterior, tu ambiente, tus emociones, tus reacciones a ciertos eventos o desde tu interior, lo que comes, lo que tomas etc.

Allí en el hipotálamo no solo esta esta red, sino que es un lugar especial donde todo tu sistema endocrino (es decir tus hormonas) y tu sistema nervioso se integran. También esta fuertemente vinculado con funciones como tu digestión y tu metabolismo. Tu sistema nervioso es el que te permite experimentar cosas, sentirlas, vivirlas y a través de todas estas cosas que experimentas, tienes neurotransmisores, hormonas que se liberan en tu cuerpo.

Así que ya podemos tener una idea de que nuestro apetito y esos antojos tienen muchas cosas detrás sucediendo. Especialmente en esta área de nuestra cabeza y en nuestras hormonas.

Algunas hormonas del apetito

Es necesario mencionar aquí algunas hormonas, una de ellas es la leptina. Que es considerada como la hormona de la saciedad. Cuando la leptina esta funcionando apropiadamente en tu cuerpo, te sientes satisfecho. Y, si estas satisfecho, no tendrías antojos, no tendrías este deseo intenso por algo específico. Si las cosas con tu leptina no están en orden puedes estar teniendo serios antojos durante el día como te lo habrás imaginado.

Un dato curioso es que tu leptina es producida en tu tejido adiposo, así que en cierto modo, tu grasa libera leptina para decirle a tu cuerpo que ya tienes suficiente, que ya estas satisfecho.

Por otro lado tenemos a la grelina, que es considerada tu hormona del hambre. Estas dos hormonas están relacionadas fuertemente entre sí y están conectadas con esa red de apetito central. El objetivo de todo este sistema es mantener un balance en tu cuerpo. La grelina, a diferencia de la leptina, es liberada en tu estómago, y te pide los nutrientes que necesitas.

Así que todo este conjunto de hormonas, redes y partes de tu cuerpo esta constantemente pidiéndote lo que tu cuerpo necesita para funcionar. Y los antojos son un llamado o una señal de tu cerebro y tus hormonas para alcanzar este balance.

Neurotransmisores

Hay algunos neurotransmisores detrás del apetito que sientes, uno de ellos es la dopamina. Seguramente ya lo has escuchado antes, es el neurotransmisor de la recompensa. Nos impulsa a tomar una acción.

La dopamina es muy importante en la evolución de la humanidad porque es la que nos hace desear y hacer cosas. Nos hace salir, movernos, actuar, decidir, todo en busca de esa recompensa. Esta asociada al placer que puedes sentir al tener esta recompensa

Por otro lado tenemos a la serotonina, que esta asociada al bienestar, a la serenidad y al optimismo. Es un químico que esta fuertemente asociado con el buen humor y el balance en tu cuerpo. Por este motivo, muchos antidepresivos y medicamentos están enfocados en la acción y función de la serotonina.

Como ya vez, cuando tienes un antojo, lo que en realidad esta pasando en tu cuerpo es mucho más complejo. Así que debemos buscar formas naturales de poner todo en orden.

Promover serotonina de forma natural

Cuando tenemos un antojo, queremos sentirnos bien, queremos sentirnos en balance, estar felices. Así que vamos a entender un poco más como funciona este neurotransmisor.

Muchas personas desconocen, que entre el 80% y el 90% de la erotonina que produce tu cuerpo esta en tus intestinos. Ese químico tan importante para tu cerebro en realidad tiene que ver mucho con tus intestinos.

Así que el ambiente de tu tracto gastrointestinal es una pieza muy importante en la producción y función de la serotonina. Aquí es donde estás sacando muchos desperdicios de tu cuerpo, y también donde constantemente estás poniendo cosas adentro. Cosas que llegan a ser parte de ti, cosas que eventualmente te han traído a lo que ves en el espejo. Así que es muy importante entender la importancia de tus intestinos.

Hambre vs Antojos

Cuándo sientes un antojo, tal vez por ese pastel de chocolate, tal vez por esa oblea, por esa milhoja o por ese cigarrillo. ¿dónde lo sientes? Ya sabemos que hay muchas cosas sucediendo detrás pero ¿en qué parte de tu cuerpo lo sientes?

El hambre y los antojos no son lo mismo, el hambre normalmente se experimenta más en el estómago. Sin embargo, debido a que hoy en día contamos con neveras, con restaurantes en cada esquina y con tantas opciones, raramente experimentamos lo que es el hambre de verdad. Desayuno, snack, almuerzo, snack, comida, snack… nunca paramos.

Sin embargo, los antojos son experimentados completamente en tu cerebro, lo podemos ver como este pensamiento en nuestra cabeza, como esa pequeña voz que nos dice, “vamos, no va a pasar nada” “es solo un caprichito” “es un dulcecito”.

Mientras que el hambre te produce la sensación de comer, en muchos casos lo que sea, los antojo son bastante específicos. Así que antojo y hambre se pueden complementar pero no son necesariamente lo mismo.

¿Tener antojos es normal? ¿Tener antojos es malo?

Ahora quiero que te preguntes ¿es normal tener antojos? ¿es malo tener antojos?

La respuesta es, es completamente normal y no es para nada malo, sencillamente como ya vimos antes, es un llamado de tu cuerpo y tu cerebro al balance y a que todo este en orden. Sin embargo, no quiero que te confundas, ya que las razones de ese antojo puede ser cosas dañinas que estas haciendo a tu cuerpo. Y el modo en el estas satisfaciendo ese antojo puede ser más dañino aún y puede ser un circulo vicioso para tu cuerpo. Pero en general, los antojos son normales.

Así que no quiero que pienses que tener antojos es algo malo. Por el contrario es una señal que nos brinda nuestro maravilloso cuerpo y que debemos aprender a interpretar.

Los antojos y tus hábitos

En palabras del Dr. Michael Roizen, “un antojo es esencialmente un hábito que tienes instalado en tu cerebro”. Por ejemplo, puede que después de almorzar o comer tengas el hábito de comer algo dulce. Puede que cuando te sientas estresado comas algo específico. Puede que comas algo a cierta hora del día, por ejemplo el café en la mañana o ese snack en la noche. En la medida que estos comportamientos los hagas más seguido, se empezarán a volver más parte de ti y de tu estilo de vida.

Así que muchos de estos antojos provienen de hábitos que has cultivado en tu vida. Puede que tengas antojos ligados a ciertas horas del día, a ciertas acciones o a ciertas emociones (como la chica que pelea con el novio y de inmediato recurre al helado). Puedes crear esta conexión en tu cerebro y cada vez que tengas ese impulso, esa situación o ese sentimiento el antojo va a estar allí presente.

Causas de antojos

Como mencioné antes, los antojos pueden ser algo normal, algo que tu cuerpo te pide para estar en un balance normal, así que vamos a ver 4 posibles causas de antojos y causas para este imbalance que puede estar sintiendo tu cuerpo.

Causa de antojos número uno: Tu nutrición

La nutrición es uno de los impulsos más importantes que tenemos en nuestro cuerpo. Una fuerza poderosa que nos gobierna y busca satisfacer nuestras necesidades de macro y micronutrientes.

Esta fuerza es automática en nosotros, una necesidad de tu cuerpo. Muchas veces creemos que tenemos nuestra fuerza de voluntad, pero cuando todo tu cuerpo y tu biología te pide algo, no hay fuerza de voluntad. Cuando comparas tu fuerza de voluntad vs tu biología eventualmente tu biología va a ganar porque es algo que tu cuerpo te esta pidiendo y es algo que necesita para cuidarte para protegerte.

Cuando hablamos de lo que ocasiona un antojo, la principal razón es una deficiencia nutricional. Puede que tu cuerpo te este mandando la señal de que necesita vitaminas, minerales tal vez calcio, tal vez potasio, magnesio o cualquiera de estos nutrientes claves. Puede que tu cuerpo los necesite para regenerar tejidos, para curar alguna enfermedad, para sanar tus huesos etc

El punto esta en que tu cuerpo en su infinita sabiduría te esta pidiendo estos nutrientes porque los necesita, y en la mayoría de los casos, estos antojos son mal interpretados y conllevan a un sobre consumo.

Desnutrición y sobre consumo

Algo muy importante que debemos tener en cuenta es que la “desnutrición crónica conlleva a un sobre consumo crónico” ¿por qué? Porque tu cuerpo siempre esta en busca de estos nutrientes claves que necesita y tu sigues alimentándolo con dulces, con mc donalds, con cereal. Un circulo vicioso que conlleva a enfermedad y sobre peso.

Tu cuerpo necesita vitaminas minerales, grasas esenciales, aminoacidos y muchas más cosas que no puede producir por si solo. Este es uno de los peligros de protocolos como IIFYM o dietas que se preocupen por simplemente las calorías, debes empezar a mirar tu nutrición.

En un estudio publicado en “the international journal of obesity” se dividieron dos grupos de personas, y en ambos grupos se les asigno el mismo número de calorías en su dieta. Exactamente los mismos macronutrientes, la única diferencia fue que en el desayuno de uno de estos grupos se les asignaron huevos, mientras que en el segundo grupo un bagel (como una especie de rosquilla o roscón).

¿una caloría es una caloría?

Las mismas calorías, y el resultado después de 8 semanas fue contundente, el grupo cuyo desayuno fueron huevos presento un 61% de mejora en el índice de masa corporal, 65% de mejora en reducción de peso, 34% de mejora en la circunferencia de cintura y un 16% de reducción en porcentaje de grasa. ¿Te das cuenta? Un simple cambio, una simple decisión y toda la diferencia que trae ¿Crees que el camino son las calorías? ¿Crees que esas pequeñas decisiones que tomas día a día no influyen?

Así que esto es algo que debes considerar siempre, ya que por ejemplo si careces de nutrientes como en el caso del bagel, no estas dándole un impulso apropiado a tu leptina, a tu grelina, a tu sistema y probablemente vas a tener antojos más adelante en el día y continuarás en este círculo vicioso.

Esto es algo muy importante, ya que muchas veces iniciamos nuestro día con desayunos que incluyen cereales, cereales que contienen los mismos ingredientes que estos bagels e incluso muchas veces peor.

Calorías que se desvanecen

Cuando hablamos de nutrición y calorías quisiera hablar de un tema muy importante y son las calorías que se desvaneces. Tienes que ser consciente que hoy en día, mucha de las opciones y “alimentos” que encontramos en los supermercados o en tiendas hoy en día no es realidad comida. Son en realidad diseñadas y fabricadas por científicos para que te hagan comer más y más de lo mismo.

Opciones que rápidamente se desvanecen o derriten en tu boca. Estas opciones juegan con tu cerebro y dan la señal de que no estas comiendo tanto como en realidad si lo puedes estar haciendo.

¿Has visto los cheetos? ¿Trocipollos? (Aquí debo hacer una confesión, los trocipollos eran mi debilidad hace algunos años) Estos son ejemplos perfectos, ya que podemos comer y comer sin parar sin estar conscientes de todas las calorías “vacías” y sin aporte nutricional a nuestro cuerpo.

Por eso es necesario tomar consciencia y ver las opciones que en muchos casos estamos dando a nuestros hijos o a nuestras futuras generaciones y que contribuye a que día tras día más adultos pero también niños estén en condiciones de sobre peso y enfermedad.

¿Cómo calmar los antojos?

¿Cómo calmar antojos por alimentos salados?

Cuando tenemos antojos normalmente lo hacemos por alimentos específicos,como por ejemplo alimentos salados. De acuerdo al Dr. Scott Isaac, director médico de la asociación endocrina de Atlanta, pueden ser una señal de deshidratación o un desbalance de minerales.

Esto probablemente no lo tenemos muchas veces en cuenta, pero esos antojos o ese profundo deseo muchas veces en realidad puede ser sed. ¿Por qué? Para encontrar esta respuesta podemos volver al origen de todo, tu hipotálamo, el cual no solo es responsable por controlar tu señales de hambre, sino que también es responsable por controlar tu sed.

Así que muchas veces podemos confundir este antojo con sed. Especialmente si no estamos acostumbrados a escuchar e interpretar las señales de nuestro cuerpo.

Otra estrategia que podemos utilizar cuando tengamos estos antojos de comida salada es optar por opciones más saludables. Por ejemplo, en vez de optar por las papas de paquete podemos escoger opciones como el maní salado, algunas almendras o algo que te proporcione más nutrición.

Sodio

También fue mencionado el desbalance de minerales, y sabemos que la sal es una opción rica en minerales, especialmente si utilizamos sal de alta calidad. Así que una buena opción es utilizar sal marina, o sal himalaya para darle más estructura a tu agua y darle a tu cuerpo lo que necesita.

potasio

Otro mineral importante que puede estar siendo causa de estos antojos es el potasio. Y cuando pensamos en potasio se nos viene a la mente frutas como el banano, sin embargo debemos recordar que dependiendo de nuestros objetivos el banano puede que no sea la mejor opción. (Puedes ver aquí mi post ¿la fruta es un snack saludable?)

Por este motivo, al hablar de potasio, una mejor opción puede ser el aguacate o algunas algas como la palmaria palmata. No solo te van a aportar mucho más potasio, sino que van a contribuir a tus objetivos a largo plazo.

HIERRO

Por último, es necesario mencionar que otra posible causa de tus antojos puede ser una deficiencia de hierro. Y aquí tu mejor alieado puede ser la proteína.

En realidad, una fuente de proteína puede ser una solución efectiva para cualquiera de los antojos. Esto es debido a que es el macronutriente con más efecto sobre tu leptina y grelina y te va a proporcionar más saciedad. Por ejemplo imagínate cuantos paquetes de doritos puedes consumir vs cuanta pechugas de pollo te podrías comer. Así que siempre puedes escoger una opción que sea rica en proteínas.

Como calmar antojos por comidas dulces

Este es el tipo de antojo con el que la mayoría de personas se puede sentir identificado. Esa vocecita en tu mente que te dice “es solo un postre” “es solo una barra de chocolate”.

Las investigaciones y en general los estudios aquí se tornan un poco complicados. La razón de esto es que el azúcar es mucho más adictivo. El azúcar puede crear un patrón adictivo en tu cuerpo donde el antojo persiste a lo largo del día. Esta demostrado que el azúcar puede ser mucho más adictivo que drogas como la cocaína (2)

Así que para vencer los antojos de azúcar el primer paso es empezar a ser más consciente de lo que esta pasando en nuestro cuerpo. Puede que estemos siendo adictos a una droga letal en nuestro día a día y de manera imperceptible.

El segundo paso es que no seas tan duro contigo mismo, lo peor que puedes hacer en este caso es entrar en una dieta o intentar suprimir el azúcar de raíz. Si lo disfrutas y te gusta se trata de encontrar estrategias y hábitos que te permitan tener el azúcar en tu vida sin sus impactos negativos.

Debes permitirte estos gustos en tu vida, la comida es para tenerte sano, para que mejore tu composición corporal pero también para que la disfrutes. La alimentación es parte de tu vida, es una forma de compartir con tus amigos con tus familiares, es algo que nos une. Así que todos los extremos son negativos. Se trata de disfrutar la experiencia de comer.

Algunas estrategias

Bajo ninguna circunstancia estoy diciéndote que corras a saciar ese antojo por el azúcar en cuanto tengas la oportunidad, se trata de dar pequeños pasos en la dirección correcta. Si estas acostumbrado a comer algo de azúcar todos los días, por qué no hacerlo día de por medio, cada dos días, cada semana. Por qué no reducir las cantidades, en lugar de un postre para cada uno, un postre para 3 o 4 personas. Todas estas decisiones pueden llevarte al lugar que quieres, a estar más sano y sin sacrificar el gusto por la comida.

Como te comente hace algunos años mi placer diario eran los chocorramos y los trocipollos. Pensé que sería imposible dejarlos, pero sencillamente hoy siento el mismo placer y sensaciones por comidas sanas como el aguacate o incluso el brócoli (se que suena irrazonable pero es verdad) Así que créeme que puedes mejorar la calidad de tus gustos y de tu paladar.

Otra sencilla estrategia es mejorar la calidad de nutrientes en tus comidas. Una de las principales adicciones según investigaciones es al chocolate, así que puedes obtener y mejorarla a una fuente pura de cacao por ejemplo. Puedes empezar a usar polvo de cacao en tus postres como una opción más saludable.

La última estrategia que te quiero compartir, es que sencillamente no tengas estas opciones disponibles en tu casa. Con ello me refiero a que no las hagas partes de tu mercado semanal, no las tengas en tu bolso o en tu maleta. Si tu mente sabe que esas opciones están allí en ese cajón, o en tu maleta o muy cerca de ti; tu biología va a tomar la decisión por ti y las va a agarrar.

Pensamientos finales sobre tu nutrición

Calorías vs nutrición

Quiero que esta sea la principal conclusión que te lleves después de leer este artículo. Tu nutrición importa, no es una cuestión de poner calorías en tu cuerpo sino de darle las herramientas que el necesita para que este saciado, para que puedas estar sano y para que día a día tu composición corporal mejore.

Si tienes tu nutrición cubierta, te darás cuenta que los antojos de por si solos van a desaparecer. Mi invitación es a que en lugar de ser reactivo con las opciones que eliges para tu alimentación seas completamente proactivo y consciente de cada decisión que tomas.

En mi libro no pierdas peso, pierde grasa tienes todos los fundamentos, las bases y diferentes opciones de planes nutricionales para que tengas todos estos requerimientos de tu cuerpo en orden.

Date tus gustos

Lo peor que puedes hacer para tu vida y para tu salud, es entrar en una dieta estricta o prohibirte cosas. Esta es la razón por la que el 95% de personas que entran en una dieta recuperan el peso que perdieron y el 66% de estas personas recuperan más peso del que tenían inicialmente.

El motivo por el cual las personas entran en una dieta es porque quieren resultados al mes, a los 2 meses, pero ¿que hay de los 5 meses de los 6 meses, de los 5 años? Te imaginas estando en una dieta y privándote de lo que te gusta.

Por el contrario de lo que muchas personas creen, al entrar en una dieta tu metabolismo se va a ralentizar y va a ser cada vez más difícil quemar grasa eventualmente.

Se trata de tener una estructura, unas bases solidas en tu alimentación y a partir de ahí incorporar tus gustos únicos. Ya que tu eres único como ser humano. Al igual que tus gustos, al igual que tu metabolismo al igual que la forma como experimentas la comida. Estas bases y esta estructura, con todas las diferentes opciones disponibles para ti son las que puse en mi guía nutricional definitiva. Para que no tengas un cuerpo sano en dos meses, sino todo un estilo de vida saludable de aquí en adelante.

Que si quieres tener un postre o tener esa comida que tanto amas, lo hagas desde una posición de decisión y de control sobre ti mismo y no por un deseo impulsivo.

Causa de tus antojos número 2: Tu calidad de sueño

Hace algunos años sufrí de insomnio, no importaba lo cansado que estuviera, lo mucho que hubiera entrenado, lo agotado o exhausto. Al momento de tocar mi cama era como si algo no me dejara dormir. Era la peor etapa de mi vida, y como te podrás imaginar era la etapa en la que más comía estos chocorramos y todas estas opciones poco saludables para mi cuerpo.

Hoy en día sabemos gracias a la ciencia, que la calidad de sueño es probablemente una de las causas más grandes que están controlando nuestros antojos y nuestras decisiones cuando de comer se trata.

Esto fue altamente resaltado por un estudio publicado por la Universidad de Stanford en la que se demostró que tan solo 24 horas de estar despierto y sin dormir, eran suficientes para suprimir la producción de leptina (la hormona que te dice que ya estas satisfecho) aumentar la grelina (la hormona que dice si tienes hambre) e incrementar tus porcentajes de grasa.

Así que no se trata de cualquier cosa, el sueño impacta directamente las decisiones que tomas en tu alimentación. Esto lo podemos comprobar fácilmente, por ejemplo cuando tienes mucha hambre y llegas tarde a tu casa después de una fiesta por ejemplo tipo 2:00 am 3:00am. Lo primero que vas a hacer es abrir la nevera o ese cajón e ir por la opción menos saludable. Créeme que nunca se te ocurrira comer brócili o espinaca a estas horas.

Y si duermes mal, lo mismo pasará al día siguiente. Vas a tener menos fuerza de voluntad y será mucho más difícil tomar las mejores decisiones en tu alimentación. Esto explica porque en medio de mi insomnio al siguiente día llegaba a comerme entre 5 6 chocorramos diarios.

La pérdida de sueño es uno de los mayores contribuyentes al estrés de tu cuerpo, produce la elevación de hormonas como el cortisol y termina afectando incluso tu productividad.

¿Fuerza de voluntad?

Un estudio realizado por la Universidad de California en Berkeley, encontró que en individuos que habían sufrido cortos periodos de pérdida de sueño su actividad cerebral era totalmente diferente. Se descubrió que la pérdida de sueño conllevo a un aumento en la actividad de la amígdala y una disminución de la actividad en la corteza prefrontal. La amígdala es el principal núcleo de control en tu cerebro de las emociones y sentimientos, tu cerebro primitivo, esta preocupado por tu sobrevivencia y porque te sientas bien.

Por otro lado la corteza pre frontal se encarga más de tus decisiones racionales, de tu fuerza de voluntad, de lo que consideras como bien o mal, de tu control social. Así que cuando no estas durmiendo apropiadamente ya sabes que parte de tu cerebro tiene el control.

Este estudio también encontró que el estar privado del sueño baja tus niveles de glucosa. Así que entras en un modo “hambriento”, tu cerebro busca estas fuentes rápidas de energía para lograr sobrevivir. En este estado tu fuerza de voluntad es mínima, esos chocorramos eran más tentadores que nunca.

Se que hay muchas personas sufriendo de insomnio y que muchas veces no le damos la importancia que merece, sencillamente creemos que es algo normal, pero no lo es. Existen pequeñas, simples y clínicamente probadas estrategias que podemos utilizar par mejorar nuestro sueño. Todo ello me llevo a escribir “el sueño de tus sueños“. Una guía con todas las estrategias que me ayudaron a superar esta crisis de mi vida.

Hora de tu entrenamiento

Una de las estrategias que te quiero compartir es un entrenamiento en la mañana. La Uiversidad Estatal de los Apalaches hizo un estudio en el que comparo 3 diferentes horas de entrenamiento, las 7:00 am, la 1:00 pm y las 7:00 pm. Encontraron que las personas que entrenaban en las horas de la mañana tenían una mejor calidad en los ciclos de su sueño. Estas personas tuvieron una tendencia a dormir más y a pasar más tiempo en la etapa más anabólica de su sueño (3)

Y quisiera aclarar que cuando hablamos de entrenamiento no me refiero a una hora de pesas ni mucho menos. Pueden ser tan solo 4 o 5 minutos de una de las muchas rutinas que encuentras en la plataforma. Así que no hay excusas.

Causa de tus antojos número 3: Tu actividad física

Tenemos la creencia de que después de un buen entrenamiento, nuestro apetito va a incrementar y por ende podremos permitirnos ese “antojo” más tarde en el día o después de nuestro entrenamiento.

Por ello hay muchas personas que después de un entrenamiento o por ejemplo cardio, terminan su sesión y de inmediato van a comer un salpicon o algo por el estilo creyendo que le hacen bien a su cuerpo ya que su apetito esta estimulado.

Si miramos en los estudios la realidad es completamente diferente, un entrenamiento efectivo debería disminuir nuestro apetito. (4) El resultado del estudio demostró que las personas que más hacían actividades, y más pasaban horas en el gimnasio no tenían ninguna respuesta diferente en su apetito o en las hormonas como la grelina.

Esto esta muy relacionado con el tipo de actividad que realices, un entrenamiento intenso te hará disminuir tu apetito. Al contrario de entrenamientos de larga duración como trotar o cardio de larga duración. En la que no solo vas a tener más hambre, sino que lo más probable es que termines consumiendo muchas más calorías de las que buscabas quemar en un principio. Así que si de verdad quieres empezar a ver cambios puedes mirar este post con los ejercicios más eficientes para quemar grasa.

Entrenamiento vs entrenamiento efectivo

Si eres de los que va al gimnasio, empieza a mirar el celular, hace los ejercicios con un peso que no es el apropiado y no lo haces lo suficientemente intenso, puede que te estés perdiendo los beneficios de este efecto supresor del apetito y que por el contrario, tiendas a comer más a lo largo del día. Puedes ver mis guía de entrenamiento en casa o en gimansio, con rutinas, videos explicativos y todo el conocimiento que necesitas. También recuerda que aquí encuentras cientos de rutinas para que empieces hoy mismo.

Quisiera aquí hacer una mención especial, a un estudio realizado en “Brigham Young University” en el cual se demostró ue las personas que corrian en condiciones climáticas calientes efectivamente tenían una supreción en su apetito en comparación con aquellos que corrían en condiciones frías. En contraste, actividades como la natación en condiciones frías podía elevar el apetito de manera significativa.

Así que no se trata de entrenar y ya esta. La intensidad, las condiciones, el tipo de actividad y tu desempeño durante tu entrenamiento pueden hacer la diferencia entre un día con un apetito regulado, o con un apetito descontrolado y con antojos.

Causa de tus antojos número 4: El estrés

Cuando pensamos en estrés se nos vienen muchas cosas a la mente, puede ser esa noticia que recibimos en la familia, ese informe que tenemos que hacer en el trabajo, esas cuentas por pagar, esa relación complicada que tenemos etc.

Sin embargo el estrés es mucho más que eso, por ejemplo el ejercicio es una forma de estrés para tu cuerpo, el hecho de que duermas mal, una nutrición inadecuada. Todo lo que nos rodea hoy en día es una forma de estrés.

El estrés esta muy vinculado a la activación de hormonas como el cortisol (que ya hablamos un poco de esta en secciones anteriores). También la adrenalina. Cuando tenemos una emergencia o una situación como por ejemplo un taque de un león, nuestro cuerpo rápidamente tiene un pico de adrenalina, lo cual es una situación ideal ya que esto nos ayuda a adaptarnos al estrés y buscar una solución.

Sin embargo, después de este pico de adrenalina viene una caída en tus niveles de glucosa, y en el azúcar en tu sangre. Por este motivo vas a tener una inclinación a rellenar estas reservas de glucosa, o mejor dicho, puedes empezar a tener estos antojos.

Tu cuerpo no sabe diferenciar el estrés

Todo esta perfecto, ya que tu cuerpo esta activando mecanismos de defensa para protegerte. El problema es que hoy en día nos estamos estresando por muchas cosas y nuestro cuerpo no sabe diferenciar entre ese ataque del león, o una ruptura con tu pareja, o esa cuenta por pagar, o esos problemas en el trabajo.

Así que toda esta acumulación de estrés puede llevarnos a una situación donde tu cuerpo constantemente este buscando protegerte. Por ello, es importante que tengamos practicas del manejo de estrés, donde seas consciente de tu respuesta frente a las situaciones que suceden en tu vida.

Porque no se trata de los eventos, o de las situaciones, sino de tu reacción y de tu interpretación a ellos. Pregúntate si realmente vale la pena estresarse por esa situación y empieza a tomar control sobre la situación. Decisiones que tomes no bajo condiciones de estrés, dudas, o angustia sino desde una posición de empoderamiento, calma y total consciencia.

El estrés de entrar en una dieta

Esto puede ser algo contradictorio, pero el hecho de entrar en una dieta puede ser la razón por la cual no ves los resultados que quieres.

El privarte de comida, el no permitirte tener esos gustos, el tener una experiencia positiva, placentera y de amor con lo que comes y el que día y noche estés batallando con las cosas que disfrutas, es una causa de estrés muy fuerte para tu cuerpo.

Esta es la razón por la que entrar en una dieta es tal vez el camino más difícil. Es también el camino que la mayor parte de las personas decide tomar. De hecho fue el camino que decidí escoger algunos años atrás, dando como resultado una vida llena de insomnio, antojos, hambre, privación, falta de energía y en general estrés.

No hay ninguna dieta, ni plan, programa, gurú o doctor que te pueda decir lo que debes o no debes comer. Ahora, no me mal entiendas, no se trata de comer lo que sea, sino por el contrario tener el conocimiento, las bases y la estructura de una alimentación saludable.

Una vez puesta esta estructura y tus prioridades de alimentación en orden. Debes tener una flexibilidad. Una flexibilidad para adaptar las particularidades de tus gustos, de tu metabolismo, de tu estilo de vida. Aquellas cosas que te hacen un ser humano como ninguno en el mundo.

Una estructura flexible

Se trata de que seas libre, de que te puedas dar esos gustos y disfrutar de esas comidas que tanto amas desde una posición de control y consciencia. De que puedas disfrutar de reuniones con tu familia, amigos u otras personas sin el remordimiento de estar haciendo algo mal. De construir todo un estilo de vida y no una dieta por un mes dos meses.

Esta es la razón por la que el 95% de las personas que entran a una dieta recuperan el peso. No solo esto, sino que el 66% incluso ganan más peso del que tenían al principio. El efecto rebote es toda una realidad, y en lugar de hacer bien a tu cuerpo, al entrar en una dieta vas a ralentizar tu metabolismo y le vas a hacer mucho más fácil a tu cuerpo almacenar grasa después.

Así que debes encontrar esta estructura flexible en tu vida y buscar la mejor opción para ti. Estos son los principios que vas a encontrar en mi guía de nutrición definitiva. No se trata de darte una dieta o un conjunto de restricciones, sino de que sepas todas las opciones que tienes a partir de una estructura sólida y clara.

Por cierto, una de las razones por las cuales tendemos a tener antojos de cosas dulces cuando estamos estresados, es porque tenemos un pico instantáneo de serotonina, esa hormona que nos hace sentir bien por unos segundos.

Así que nuevamente, se trata de disfrutar de estos placeres de la vida pero de una forma controlada y no siendo controlada por ellos.

Pensamientos finales

Mi objetivo con este post es que entendamos que los antojos son algo normal en nuestro día a día y que pueden ser un llamado de nuestro cuerpo en su infinita sabiduría a que busquemos un mejor balance de como estamos haciendo las cosas. Quiero que sepas que tu nutrición va a tener un rol vital en la manera como te sientes, como te ves , lo que piensas, tus emociones e incluso tus decisiones.

No tienes que privarte ni dejar tus comidas favoritas, una vida sin antojos y sin esos pequeños placeres de la vida sencillamente no sería la misma. La nutrición debe ser algo que disfrutemos y que cada día nos acerque más a nuestro objetivo. A estar más sanos, felices, llenos de energía y de ser mejores día tras día.

Quiero que escuches a tu cuerpo, el siempre trata de llevarte en la dirección correcta. Dale la nutrición que necesita. Que cada decisión que tomes sea desde una posición de conocimiento, de control y de balance en tu vida.

Si este post ha añadido valor a tu vida y crees que puede ayudar a otras personas, por favor compártelo. Mi misión es cada día transformar a más personas a un estilo de vida saludable. Personas que se preocupan por su salud, que disfrutan de todos los beneficios de tener un estilo de vida saludable y que todo sea reflejado en la manera como se ven y como se sienten.

Te mando un abrazo y Dios te continúe bendiciendo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

Dónde quieres recibir tu guía?

Política de privacidad: Odio el spam, prometo tener tus datos seguros

Dónde quieres recibir tu guía?

Política de privacidad: Odio el spam, prometo tener tus datos seguros

Dónde quieres recibir tu guía?

Política de privacidad: Odio el spam, prometo tener tus datos seguros

Recibe completamente gratis mis mejores consejos

Política de privacidad: Odio el spam, prometo tener tus datos seguros